Erreserbatu orain
Banner

Estás en: Qué Hacer > Naturaleza > Valle de Oma y Reserva de Urdaibai

Valle de Oma y Reserva de Urdaibai

Los amantes de la naturaleza descubrirán en la Reserva de Urdaibai...


Uno de los parajes más auténticos y sorprendentes de Bizkaia. Sus molinos, sus caseríos de origen medieval, sus ermitas, sus modelados cársticos y los bosques de encinas de sus alrededores convierten este valle en una joya natural única en el País Vasco. Está enclavado íntegramente en la comarca de Busturialdea y comprende una serie de hábitats de gran riqueza ecológica e insustituible valor.

Recorrido

Nuestro itinerario comenzará visitando las cuevas de Santimamiñe, situadas justo enfrente del caserío-restaurante Lezika que dispone de un amplio aparcamiento para dejar el coche. Una vez han ascendido por un camino con bastante pendiente, podrán contemplar una rústica ermita del siglo XVI con el mismo nombre, de gran interés los dos fragmentos de estelas funerarias decoradas con motivos solares y cruciformes que aparecen en el dintel y el umbral de acceso, en cuya área aledaña hay dispuestas parrillas con mesas y sillas.

Ascendemos por el camino habilitado para tal fin hasta la entrada de las cuevas, uno de los más importantes santuarios de pinturas rupestres de la época Magdaleniense en el Paleolítico Superior, estudiadas por el famoso antropólogo vasco, José Miguel de Barandiarán. La visita es guiada y limitada, a fin de evitar su ya acusado deterioro. Las pinturas rupestres de su interior nos dan una idea de la fauna que habitaba en estos parajes por aquellos tiempos. Se recomienda la visita a primera hora del día.

De vuelta al parking del caserío-restaurante Lezika, parte un camino de tierra señalizado y asfaltado que nos lleva entre antiguos caseríos vizcainos y amplios campos de encinares, hasta el núcleo del valle de Oma. Antes nos encontramos una pintoresca escuela y una preciosa posada rural, que conviene reservar con antelación por su alta demanda. Cerca se encuentra la casa de Agustín Ibarrola, creador del Bosque Encantado y vecino de la zona, al que no es difícil encontrar paseando por el lugar. El famoso escultor vasco logró componer un gigantesco lienzo natural, decorando con colores vivos y sencillas formas geométricas a cientos de pinos. El escultor Agustín Ibarrolla suele afirmar que con esta obra ha conseguido una perfecta complicidad entre el arte y la naturaleza. Descendiendo por el bosque, llegarán hasta un bonito caserío al borde de la carretera. Si la cogemos por la derecha y la recorremos junto al arroyo veremos a la izquierda los muros del molino Olakoerrota, que dejó de funcionar en 1972.

Distancia

Aproximadamente de 6 km y medio.

Dificultad

Fácil (paseo con desnivel poco pronunciado).
 

Información complementaria

Para recibir información sobre las cuevas de Santimamiñe llamar al teléfono: 944207701, ya que la Diputación está pensando en cerrarlas al público.
 

Puntos de interés cercanos

A menos de 10 kilómetros se encuentra el municipio de Lekeitio, una importante villa de veraneo en el siglo XIX, en la que aún pueden verse bonitas casas de la época. Son también destacables la iglesia de la Asunción y la plaza de los Fueros. Entre Lekeitio y Mundaka se suceden varios pueblos de pescadores, entre los que es especialmente bonito Elantxobe, una villa en la que las casas caen escalonadas hacia un recoleto puerto. El pueblo es tan estrecho que fue necesario instalar una plataforma para que pudiesen dar la vuelta los autobúses. La Playa de Laida en Ibarranguelna o la ría de Mundaka, un estuario fluvial que constituye la Reserva de la Biosfera de Urdaibai, son otros de los puntos de interés que se pueden visitar sin alejarse demasiado del Valle de Oma.
 

Cómo llegar

Para acceder al Valle de Oma saldremos de Bilbao por la por la A-8 ó N-634 hasta Amorebieta, tomando aquí la BI-638 hacia Kortezubi. Antes de llegar a esta población, deberá temarse un desvío a la derecha que señala el camino hacia las cuevas de Santimamiñe por la BI-424 y seguir la carretera hasta el caserío-restaurante Lezika. Otra posibilidad es coger el autobús de la Compañía Vascongados que une Bilbao con Lekeitio y bajarse en Kortezubi. El resto hay que hacerlo andando.
 

Puntos de interés cercanos

Volviendo a la BI-638, se llega a Arteaga, pequeña localidad agrícola en la que sorprende la silueta del castillo del mismo nombre, de estilo neogótico completamente afrancesado. En la misma población hay un desvío hacia Kanala, BI-3234, que lleva a las magníficas playas de Laida y Laga. Sobre todo la segunda, merece la visita porque es más salvaje, la vegetación llega hasta la mismísima arena y se encuentra bajo la inmensa mole del cabo de Ogoño. La carretera se retuerce hacia Ibarranguelua, pero antes de llegar hay un desvío hacia Akorda (BI-4236), desde donde comienza el camino ascendente a San Pedro de Atxerre. El coche se deja en el pueblo y empieza la caminata, que no es muy larga. En lo más alto se puede disfrutar de la mejor vista de la Reserva de Urdaibai. Y para terminar la ruta, un plato fuerte, Elantxobe. Este pueblo de profunda raíz marinera ha crecido sobre una ladera de gran desnivel. Las casas caen escalonadas hacia un recoleto puerto. Desde el mirador podrán disfrutar de una bellísima panorámica.

Por último, es muy interesante la visita a la localidad de Gernika-Lumo de gran importancia simbólica para el pueblo vasco. Durante siglos se celebraban al pie de un gran roble las Juntas Generales de Bizkaia, que actualmente se celebran en la Casa de Juntas de Gernika. Picasso inmortalizó en el cuadro "Guernica" el terrible bombardeo que sufrió la ciudad durante la guerra civil.
 

De Bermeo a Gernika

El siguiente enclave tras Bermeo es Mundaka, centro turístico y pesquero. Es un lugar ideal para hacer surf, con escuela incluida. En el pueblo, visita la iglesia de Santa María, situada en un lugar estratégico. Desde su mirador se contempla una vista impresionante de la desembocadura de la ría de Mundaka. Si quieres contemplar toda la ría, el mejor mirador está en Portuondo. Enfrente está la pequeña isleta rocosa y boscosa de Txatxarramendi, donde está situado el Instituto Tecnológico Pesquero y Alimentario (AZTI).

Ya en Gernika, se encuentra la Casa de Juntas donde, a la sombra del simbólico roble, se reunían las juntas generales. Con motivo de la Guerra Civil, la villa fue totalmente destruida el 26 de abril de 1937 por la aviación alemana. En 1988 se inauguró el monumento Gure Aitaren Etxea, de Eduardo Chillida, que se ha convertido en símbolo de la paz. Con este motivo se ha creado el Museo Gernika-Museo de la Paz, que rememora todo lo acontecido en la villa. Para información sobre actividades en la ría infórmate en la oficina de turismo (Tel. 946 255 892).

En Kortezubi, junto a Gernika, se encuentra el bosque de Oma, lugar encantado, según algunos, que Agustín Ibarrola cubrió de colores. Cerca esperan al viajero las cuevas de Santimamiñe, con pinturas rupestres del 15.000 a.C.